City Safety frena e interviene en la dirección para evitar accidentes

0
308

Además de realizar frenadas autónomas de gran precisión. A partir de esta nueva versión, dicha tecnología podrá también corregir la dirección con el objetivo de desviar la trayectoria y evitar un choque inminente contra un vehículo que le precede o una persona, animal u objeto que se encuentre en el camino.

 El objetivo de cero accidentes perseguido por Volvo durante varios años, está por consolidarse cada vez más y es por ello que con cada nuevo lanzamiento nos presenta una importante novedad en pos de evitar accidentes viales (colisiones y atropellos).

  Una de las bases fundamentales de este programa es la innovadora tecnología City Safety que fue un sistema diseñado por la fabricante sueca para prevenir colisiones, y fue una novedad mundial montada de serie en vehículos Volvo para conducir de forma más segura por ciudad. Esta tecnología iba dirigida a evitar o mitigar colisiones con otros vehículos que circulan por delante. La mayoría de las colisiones provocadas en ciudad ocurren a velocidades inferiores a 30km/h. El City Safety podía ayudar a evitar una colisión cuando la velocidad era igual o inferior a 15 km/h. A velocidades superiores, la severidad del impacto se podía ver reducida. El Sistema City Safety se desactivaba a velocidades superiores a 50 km/h.

  El propósito principal del sistema en cuestión era ayudar a un conductor que se había distraído un momento y que se encontraba ante una situación crítica durante la circulación. Si el City Safety detectaba riesgo de una colisión inminente, los frenos se precargaban para responder con mayor rapidez. Si el conductor no frenaba, City Safety aplicaba automáticamente los frenos y desconectaba el acelerador para evitar o mitigar la colisión. City Safety se activaba al arrancar el vehículo pero podía desconectarse, por ejemplo, si se iba a conducir por una carretera nevada o entre obstáculos que reflejaban la luz (conducción off-road).

  Pero ante el hecho de que a pesar de ayudar mucho, jamás dejaban de ocurrir incidentes, Volvo no desmayó en su intención de optimizar este importante sistema de Seguridad y en pro de consolidar su misión “Cero Accidentes” generó una gran actualización del sistema de seguridad City Safety que le permitirá ahora al vehículo Volvo, además de realizar frenadas autónomas, también actuar sobre la dirección para desviar la trayectoria en caso de una colisión inminente.

  Esto significa que podría detener o reducir la velocidad del auto en el caso de predecir un choque por alcance o atropello. Sin embargo, esta solución se podría volver ineficiente en el caso de velocidades altas, por encima de los 50 km/h o en distancias muy cortas con el objeto que interfiere en la trayectoria. Pudiendo variar o intervenir la dirección del auto, se ayuda a que esta respuesta automática sea más efectiva, permitiendo así que el sistema tenga la potestad de cubrir gran parte del espectro de posibles incidentes que se puedan dar en carretera.

 En este caso, Volvo contempla dos escenarios: El primero es el que comprende velocidades entre 50 y 100 km/h, en el que el sistema actuará ante el riesgo de choque o atropello realizando una frenada de emergencia de forma autónoma y en última instancia, buscará una trayectoria alternativa lateral por la cual se podría resolver satisfactoriamente la maniobra. El segundo escenario sería en lo que concierne al cambio de carril involuntario o con riesgo de colisión. En en el que, aquellos vehículos que instalen la opción de detección de obstáculos en el ángulo muerto, añadirán la posibilidad con esta nueva actualización de que a velocidades entre 60 y 140 km/h, si el auto determina que hay riesgo a la hora de cambiar el carril actuaría de forma autónoma sobre la dirección para devolverle a una situación segura.

  Con la llegada de esta nueva función sobre la frenada autónoma de emergencia, este sistema de seguridad que es muy valorado por la EuroNCAP, gana prestigio y credibilidad como herramienta para prevenir colisiones y/o atropellos. A mayor velocidad se necesita, más tiempo y más distancia de frenado, lo que implica que se reduce sensiblemente la posibilidad de evitar la colisión fatal., quedando con ello, comprobado que con la intervención sobre la dirección se da un importante paso para evitar el impacto, pues con ese ligero golpe de volante se altera la trayectoria evitando así el choque.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here