AGUA, AIRE Y… COMBUSTIBLE

Air Fuel Synthesis, ha conseguido desarrollar una tecnología capaz de obtener gasolina sintética del aire. El método se basa en la captura del dióxido de carbono de la atmósfera (o de cualquier otra fuente que lo produzca).

La firma británica de nombre Air Fuel Systems asegura haber desarrollado un método para fabricar hidrocarburos aptos para automóviles o aviones a partir de dos componentes tan básicos como el aire (NO2) y el agua (H2O). Del primero, extraerían el carbono atrapando el CO2 que contiene ya en grandes cantidades nuestra atmósfera.

Se trata de reacciones sencillas que se han industrializado hace muchas décadas. También lo es la electrólisis del agua de la que extraen el hidrógeno que, más tarde y durante otro proceso secreto van uniendo a las cadenas de moléculas de carbono para terminar formando una especie de hidrocarburos de autor o ‘custom made’, es decir, desde gasolina hasta éter en un proceso que, asegura AFS, resulta neutral en sus emisiones de carbono.

El motivo es que el CO2 que se emita cuando salga del tubo de escape del auto o el vehículo que sea no se ha extraído de un combustible fósil, sino que proviene de la propia atmósfera, de manera que el saldo es neutro. Pero, ¿cómo se consigue todo esto?

Se comienza haciendo pasar el aire por un conducto lleno de hidróxido de sodio con el que el CO2 del aire forma carbonato sódico, que es elevado por una bomba hasta una célula donde recibe una corriente eléctrica continua.

La electricidad libera más dióxido de carbono, cuyo exceso se recolecta y almacena para la siguiente reacción. Por otro lado, un deshumidificador condensa el agua del aire, que es conducida hacia un electrolizador donde otra corriente divide el agua en oxígeno e hidrógeno. Este último reacciona con el CO2 para hacer un hidrocarburo, metanol o el hidrocarburo que se desee variando las condiciones. La mezcla se envía hacia un reactor especial para convertirla en gasolina convencional.

AFS ya ha conseguido fabricar cinco litros de gasolina en menos de tres meses siguiendo este método en una pequeña refinería. Ahora quiere lanzar la producción a una escala mayor para, en los dos próximos años, alcanzar producciones de dos toneladas métricas. AFS ha podido desarrollar este proceso gracias a un donativo de 1,8 millones de euros y espera ahora dedicar su producto, que ya han probado en un Lotus Exige, a los deportes de motor. Antes de quince años, podrían iniciar la producción en masa.

Sin embargo, Peter Harrison, CEO de Air Fuel Synthesis, asegura que no será nada difícil lograr su producción masiva; ya que los materiales para producirla son accesibles y se encuentran en abundancia en nuestro planeta.

De hecho AFS , planea comercializar este combustible sintético en una refinería que podrá ser construida en el 2015 y las cual en principio será destinada para vehículos que necesitan gasolina especial, como autos de carrera, pero se espera que el avance en tecnología automotriz permita que más autos puedan usar este tipo de combustible.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here