Rediseño más electrónico

La Z1000 2014 ha “aumentado” un poquito respecto a su predecesora para situar su peso en 221 kg aunque incrementa la capacidad de su depósito de combustible hasta los 17 litros. Nueva horquilla, motor optimizado y mejor equipamiento.

La maxinaked de Kawasaki ha sido desde su nacimiento la abanderada del diseño radical sin paliativos, poniendo al alcance del público una moto de apariencia cautivadora. La versión 2014 de la Z1000 continúa exactamente por el mismo sendero estético y los acompaña con un buen número de nuevos componentes para mejorarla a todos los niveles.

El motor es el mismo pero recibe algunos cambios que Kawasaki para la Z100SX, logrando un ligero aumento de potencia hasta 143 CV. Se mejoró la respuesta a bajo y medio régimen, combinando con la ECU reprogramada para proporcionar un tacto más directo al acelerador, muy en armonía con su intimidante aspecto. La transmisión final se acortó pero la sexta marcha se alargó para disfrutar de un mayor confort en autopista. Y mejor aún, el airbox cuenta con nuevas tomas atmosféricas para optimizar el rugido del motor en colaboración con el nuevo filtro de aire.

Una de las modificaciones más interesantes de la moto es la nueva horquilla. Se trata de la Separate Function Fork Big-Piston (SFF-BP) y para su regulación tiene dos ruletillas de muy fácil acceso en la parte superior de la horquilla, posibilitando ajustar por separado la precarga y los pistones especiales de amortiguación. Precisamente los pistones tienen un mayor diámetro para mejorar el trabajo de suspensión, algo muy criticado en el primer modelo y mejorado en sucesivas entregas hasta llegar a esta horquilla tan especial con la que “Kawa” asegura un buen rendimiento.

En los frenos también hubo evolución al lucir una nueva pinza monobloque de anclaje radial con pistones de diferente diámetro (32 mm el superior y 30 mm, el inferior). Además la nueva bomba del ABS detecta la presión en el circuito para aplicar la fuerza de frenado con mayor precisión. Y las pastillas también acompañan con un compuesto que tiene un coeficiente de fricción mayor.

La instrumentación es totalmente digital y bastante completa, con una singular presentación del tacómetro dividido en dos tramos; en la parte izquierda inferior está la escala vertical 0-4.000 rpm, y en la superior, el resto de la escala en horizontal.

De momento se ofrecerá combinando el imprescindible verde lima con un gris metálico. Para la próxima temporada, Kawasaki vendrá con una de las motos deportivas más polivalentes del mercado, la Z1000 SX.

El aporte más importante de esta nueva generación es el sistema electrónico de tracción (KTRC) desconectable procedente de la ZX-10R que tiene tres modos de funcionamiento y permite combinarlo con dos modos de entrega de potencia del motor, lo que plantea una conducción más óptima en función del estado de la carretera, o del estado mental del conductor y/o de el ó la acompañante. Cuenta con un sistema de regulación para la suspensión trasera que consiste en un pomo remoto que la hace cómoda y rápida.

La suspensión delantera formada por una horquilla invertida Showa con barras de 41 mm tiene nuevos reglajes internos y el equipo de frenos incorpora una nueva pinza monobloque de anclaje radial así como una bomba también radial que garantizan una excelente frenada en combinación con el ABS. Pero kawasaki insiste en que el mayor esfuerzo se ha hecho en el nuevo sistema del juego de maletas, totalmente rediseñado para integrarlas más y mejor, gracias a un nuevo subchasis con puntos en anclaje para las mismas. En principio no se ofrece de serie pero es un ingrediente indispensable para sacar el máximo partido a su versátil planteamiento. Cada una tiene una capacidad de 28 litros y permiten alojar un casco integral. La llave de arranque es la misma que usan las maletas para simplificar su uso.

Por lo demás, la estética de la moto no varía con respecto a su predecesora sino que el nuevo modelo hace hincapié en aspectos realmente importantes a la hora de explotar las cualidades a esta singular moto con mucho deportivismo y algo de turística.

Según la cultura japonesa, la palabra «Sugomi» se relaciona con la energía emitida por una persona u objeto recibida por los que le observan. Quien lo posee inspira respeto en los demás y lo exige también. Ese es el caso de la Z1000, cuyo «Sugomi» se encuentra respaldado por una estética francamente demoledora y, según afirma la marca verde, también por su brutal comportamiento.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here