El rasgo principal de este motor es la ausencia de árbol de levas y otros componentes necesarios para el accionamiento de las válvulas, como la conocida correa de distribución, lo que ahorra peso. No necesita otros elementos porque cada válvula se opera de manera individual, independientemente del resto de las hermanas.

La tecnología Freevalve se trata de una solución basada en la idea del accionamiento independiente de las válvulas de admisión y escape en un motor de combustión, que permite prescindir de algunos elementos mecánicos clave, como el árbol de levas o la correa de distribución.

El sistema, cuyo nombre se traduce literalmente como ‘válvula libre’, facilita controlar completamente y programar de manera independiente la actuación de las válvulas, en función del tipo de conducción, con el objetivo de maximizar las prestaciones o reducir los consumos, según el caso. El alzado variable de válvulas es algo que existe actualmente y desde hace años, pero ningún sistema ofrece sus posibilidades.

Tradicionalmente el patrón de alzado de válvulas debía encontrar un compromiso entre las prestaciones y el consumo, pero esta solución abre un nuevo abanico de posibilidades a la hora de alterar el ciclo de combustión. Así pues, se puede ofrecer un motor eficiente a cualquier régimen de revoluciones, pero al mismo tiempo refinado y con un buen nivel de potencia y par máximo. Además, en conducción ‘normal’, la compañía afirma que el motor necesita 10% menos de energía para operar que un motor de diseño convencional.

A diferencia de otros sistemas previos, FreeValve recurre a actuadores hidráulico-neumáticos de control electrónico, que permiten una gran precisión a la hora de operar cada válvula. Sus creadores afirman que estos componentes tienen una vida útil igual a la del propio motor y no es necesario ningún tipo de mantenimiento. “Tras millones de ciclos simulados, no hay desgaste mensurable”, afirma la empresa.

Este sistema tiene ventajas importantes con respecto al diseño de un motor de combustión tradicional. FreeValve asegura que se puede reducir el consumo entre 12 y 17% (y, por tanto, emisiones de CO2) con respecto a un moderno propulsor 2 litros de cuatro cilindros, inyección directa y admisión variable. Así pues, hablamos de consumos de diésel en un motor gasolina.

En el caso del modelo chino Qoros 3 con motor 1.6 litros de cuatro cilindros, primer vehículo en equipar esta tecnología fuera del laboratorio de pruebas, la reducción de consumo con FreeValve es de 15%, con un aumento de potencia de 45% y un par motor máximo 47% superior. Además, el ruido que genera el motor al ralentí es equivalente al de un motor corriente de gasolina, y considerablemente inferior a velocidades de giro más rápidas.

La compañía asegura que el motor, aunque fallen varios actuadores, sigue funcionando con normalidad, pero con menos de fuerza a revoluciones altas. Hasta con 75% de los actuadores fallando, la marca asegura que el motor sería capaz de funcionar en un modo “cojera” para, al menos, llegar a casa.

Si se diera un fallo catastrófico en el motor, éste simplemente dejaría de funcionar, sin daños al propio propulsor, mientras que en un motor convencional con árbol de levas se generarían daños irreparables si la cadena o correa de distribución se rompiera.

Partiendo del diseño original ideado por Christian Von Koenigsegg, Qoros pretende liderar una revolución en los motores de combustión interna que sólo podría equipararse al también innovador motor de compresión variable VC-T de Infiniti. Qoros ha desarrollado también l motor Qamfree partiendo de un bloque de 4 cilindros y 1,6 litros de cilindrada. Este motor gasolina turboalimentado ha sido evolucionado para adaptar su funcionamiento a la tecnología Qamfree donde se sustituye la culata convencional por un tren de actuadores hidráulico-neumáticos que son los encargados de controlar cada una de las 16 válvulas de forma independiente. Todo el control del sistema FreeValve se realiza mediante un controlador electrónico, modificando en tiempo real los tiempos de activación de cada válvula, la alzada y el momento de apertura-cierre de cada una de ellas. Al eliminar la dependencia del giro del cigüeñal, las posibilidades son casi infinitas pues se puede controlar la combustión durante todo su proceso.

El motor 1.6 Turbo Qmafree de Qoros será el primer motor de este tipo en ser fabricado en serie. Hablamos de un motor que con respecto a su antecesor consigue una mejora de la potencia de 47% al llegar a los 230 CV y una mejora del par motor máximo de 45% al alcanzar los 320 Nm. Al mismo tiempo, este motor también consigue reducir su consumo en 15%.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here