Medio siglo del auto perfecto

Porsche conmemora el 50º aniversario del primer lanzamiento de su mítico deportivo 911. La “quintaesencia” de la historia de los vehículos deportivos y la referencia obligada del resto de los modelos de su gama.

El modelo 911, durante cinco décadas, ha sido concebido como el corazón o el buque insignia de la marca Porsche e inspiración de innumerables fanáticos de autos en todo el mundo desde su debut en 1963, en el Salón Internacional de Automóvil IAA en Frankfurt – Alemania.

En la actualidad es considerado como el auto deportivo por excelencia y el vehículo perfecto, además de referencia obligada para las demás gamas de la marca. Hasta ahora han construido más de 820 mil Porsche 911, por lo que es el deportivo más exitoso del mundo. Para cada una de sus siete generaciones, los ingenieros en Zuffenhausen y Weissach lo han reinventado, una y otra vez demostrando al mundo la fuerza innovadora de la marca Porsche.

Como ningún otro vehículo, el 911 siempre ha contado con lo último en la tecnología de cada generación, de la cual buena parte ha sido destinada a la competencia, ya que éste inicialmente, fue un vehículo orientado a contar con grandes prestaciones deportivas, sin embargo, la grandeza de su estilo y esencia es que reconcilia importantes contradicciones aparentes, tales como deportividad y practicidad cotidiana; tradición e innovación; exclusividad y aceptación social; diseño y funcionalidad. Ferdinand Porsche describió de manera única sus cualidades: “El 911 es el único auto que podría conducir a un safari en África o competir en Le Mans, circular de manera elegante y exclusiva al teatro o cotidianamente a través del tráfico de la ciudad de Nueva York.”

Siete generaciones

El 911 ha pasado por varias regeneraciones que lo han cambiado. Muchas de las características del modelo original se conservan, como su configuración “todo atrás” (motor y tracción trasera), su carrocería cupé fastback», el motor de seis cilindros bóxer y un interior con configuración 2+2 plazas. Existen siete generaciones del 911, que fueron puestas a la venta en los años 1964, 1974, 1988, 1993, 1998, 2004 y 2011, y que se distinguen por sus códigos de proyecto: 901, 930, 964, 993, 996, 997 y 991.

La primera generación la caracterizó en el mercado el sucesor del 356, un prototipo que fue desvelado en el Salón Internacional del Automóvil de Frankfurt en 1963 como 901 y, luego se renombró 911 para su lanzamiento al mercado en 1964. Contaba para ese entonces con un motor bóxer de 6 cilindros refrigerado por aire y alcanzaba 130 cv, lo que le permitía lograr una impresionante velocidad máxima de 210 kph. El 911 Targa, con sus distintivos arcos de acero inoxidable, hizo su debut a finales de 1966 como el primer cabriolet seguro del mundo. El 911 Carrera RS 2.7 de 1972, con un motor de 210 cv y un peso por debajo de los 1.000 kilos, presentaba la famosa cola de pato, el primer spoiler trasero del mundo en un vehículo de serie.

Diez años después de su estreno, los ingenieros de Porsche hicieron su primera renovación, creando la segunda generación del Porsche 911. El modelo G que se produjo del 73 hasta el 89, (más tiempo que ninguna otra generación del 911). Destacaba por sus prominentes paragolpes de fuelles, una innovación diseñada para cumplir con los últimos estándares de “crash test” en Estados Unidos. En 1974 nació el primer Porsche 911 Turbo, con un motor de 3 litros de 260 cv y su característico (y enorme) spoiler trasero. El siguiente salto en prestaciones llegó en 1977 con el 911 Turbo 3.3 equipado con intercooler. En 1983 el 911 Carrera atmosférico fue reemplazado por el SC. Con un motor de 3.2 litros y 231 CV, llegando a ser una de las piezas favoritas para los coleccionistas. Desde 1982 los entusiastas del aire puro también pudieron pedir el 911 en versión Cabriolet. La tercera generación data de 1988: el 911 Carrera 4, también conocido como 964. Su plataforma fue renovada radicalmente al incorporar 85% de nuevos componentes, lo que proporcionó a Porsche un vehículo moderno y sostenible.

La cuarta generación apareció en 1993, cuando a pesar de que el 911 seguía siendo el verdadero amor de muchos conductores, la compañía decidió cambiar su diseño exterior, marcando un estilo más elegante y deportivo con la integración de los paragolpes, la sustitución de sus faros redondos por unos ligeramente ovalados y la inclinación del frontal más hacia abajo que en los modelos anteriores. El 996, que se fabricó entre 1997 y 2005, también supuso una completa renovación. Esta 5ta generación, rediseñada por completo, fue la primera propulsada por un motor bóxer refrigerado por agua. Gracias a sus culatas de cuatro válvulas por cilindro lograba 300 caballos de potencia.

En julio de 2004 Porsche desveló la sexta generación de los modelos 911 Carrera y 911 Carrera S, conocidos internamente como 997. Los faros ovalados transparentes, con los intermitentes separados en el faldón delantero, era un retorno visual a los antiguos 911, pero el 997 ofrecía más que estilo. Era un vehículo de altas prestaciones que disponía, por un lado, de un motor bóxer de 3.6 litros que desarrollaba 325 caballos de potencia y, para el Carrera S, de un 3.8 con unos increíbles 355 CV.

La séptima generación data de 2011 y lo denominaron 901, un modelo que trata de lograr una conducción más eficiente. Esto se debe en parte a la menor cilindrada del modelo Carrera básico, que tiene 3.4 litros pero desarrolla 5 caballos más, y a su sistema de construcción híbrido en el que se mezclan el acero y el aluminio, con lo que se reduce significativamente el peso en orden de marcha.

La última reencarnación del súper deportivo de Stuttgart, con carrocerías cupé y descapotable, se está poniendo a tono en diferentes localizaciones mundiales.

La receta que han aplicado los ingenieros son un fabuloso motor bóxer biturbo –ahora con 550 caballos–, tracción integral y menor peso que la versión anterior. La evolución del bóxer seis cilindros con dos compresores barrerá los 312 kilómetros/hora y el 0 a 100 en 3,7 segundos, gracias al incremento de potencia en torno a 50 caballos, a la mejora de tracción del sistema integral y, a una leve pero significativa cura de adelgazamiento con el mayor empleo de aluminio y fibras en la carrocería y los órganos mecánicos del auto. Pero las novedades no acaban ahí, puesto que el 911 Turbo tendrá una inédita caja de cambios manual de siete velocidades y, en opción, el afamado cambio de doble embrague PDK con levas tras el volante.

Para 2014 están previstas las variantes Turbo S que rozarían los 580 caballos. Continúa la fórmula de su predecesor y añade aletas ensanchadas, faldones con entradas de aire específicas para refrigerar los intercoolers y cuatro salidas de escape especiales que evitarán confundir al Turbo con un Carrera cualquiera, sin olvidarnos de las a buen seguro espectaculares llantas de 19 pulgadas con ‘rodillos’ de mayores dimensiones en el eje trasero.

El 50 aniversario de este icono de la industria automotriz, es el tema central del 2013 en la empresa, por lo que habrá una gran variedad de eventos, que comenzarán con el “Salón del Automóvil Retro Classics” en Stuttgart. Del 7 al 10 de este mes, el Museo Porsche muestra cuatro exposiciones especiales, el 911 Turbo Coupé Cabriolet, uno de los primeros modelos; un estudio de 911 desde 1981 a 1997, la versión de “calle” 911 GT1 y la pre-serie Tipo 754 T7. Este chasis por el profesor Ferdinand Alexander Porsche fue un hito en el camino hacia el diseño del 911. La empresa también está enviando un modelo 911 auténtico de 1967 en una gira mundial. A lo largo del año, este clásico viajará a los cinco continentes en los que se mostrarán en lugares como Pebble Beach, California; Goodwood en el Reino Unido, París y Australia.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here