El proceso es fácil. Con la ayuda de herramientas convencionales, los pequeños golpes o rayones de pintura pueden arreglarse en casa. El ahorro de dinero es notable.

Si el vehículo tiene una apariencia desagradable con pequeños golpes o rayones, no se preocupe, pero no lo abandone. La reparación básica de las carrocerías, no es una tarea difícil. Con la ayuda de herramientas convencionales (pulidora y taladro eléctrico) además de algunas provisiones de la venta de repuestos, estos problemitas pueden solucionarse y con ello, resguarda su propia integridad física y la de los ocupantes.

Cuidar la pintura del auto, es necesario, ya que un pequeño rasguño en la carrocería, expuesto a nieve o agua, puede causar daños irreversibles o de difícil solución. Los productos antióxido, (soportes y papeles de lija, masilla, cintas de papel adhesivo, pinceles, abrillantador, plaste, pintura de la referencia adecuada y todo el material que se necesita para la reparación leve de una carrocería, son de fácil acceso y no ameritan de mayor inversión.

El primer paso es limpiar perfectamente la superficie; para tal fin, es importante utilizar productos de limpieza de automóviles seguido por un buen removedor de pintura a prueba de todo para sacar las capas de cera, grasa y sedimentos que pueda tener la chapa. En caso de abolladuras, es importante contar con lo antes expuesto y un martillo de goma o teflón, desmontar los paneles interiores de las puertas o protecciones de los pasos de rueda, se puede aproximar la chapa a la posición original para ajustar después con plaste (masa de yeso y cola para pegar) que cubre la pintura despegada por el golpe (abolladura). Es aquí donde comienza el verdadero truco, para conseguir un flamante y duradero acabado: Se debe preparar adecuadamente cada superficie antes de aplicar sobre ella un nuevo material. Así, se debe trabajar sobre la chapa base del auto, para que desaparezca todo resto de óxido o irregularidad de la superficie.

Para ello, con lijas de agua de diferentes grosores, se pule la superficie hasta eliminar completamente, el óxido y las irregularidades. Toda la zona que vaya a ser pintada, debe recibir este tratamiento de lijado, ya que sobre la pintura anterior sin pulir, no existe posibilidad de agarre duradero para la pintura nueva. El mismo trabajo de pulitura se deberá hacer sobre el plaste colocado para nivelar las irregularidades. Para que la pintura absorba adecuadamente, se debe pulir a conciencia con lija de agua extrafina y constante presencia de líquido durante el lijado. No importa sobrepasar los límites del plaste, ya que sobre toda la zona se aplicará la pintura nueva. Finalmente, una vez aplicada la nueva pintura, aunque el objetivo no sea colocar ningún producto sobre ella. Se trata de un pulido diferente, con abrillantador y algodón, de tal forma que el acabado resulte impecable y se difuminen las fronteras de separación entre la pintura antigua y la aplicada, recientemente. Sin embargo, no conviene precipitarse. Antes de pulir es necesario asegurarse de que la pintura rociada sobre el auto, esté completamente seca y dura.

Paso a paso

1-. Limpiar y eliminar el óxido con lija de agua: Esta primera operación es la de mayor importancia de toda la reparación. Si no se consigue eliminar completamente el óxido, el trabajo que se realizaría a continuación sólo mejoraría el aspecto estético de la chapa y, además, por poco tiempo.

2-. Aplicar yeso con un pincel: Una brocha cualquiera de pequeño tamaño sirve para aplicar el yeso sobre la zona dañada. La primera capa debe ser con un yeso poco diluido para conseguir igualar el desperfecto. A continuación, se aplica por encima una capa más diluida para poder pulirla adecuadamente.

3-. Alisar y pulir con lija de agua: El yeso debe ser pulido una vez se ha secado completamente. Para ello, se debe utilizar una lija extrafina de agua y abundante líquido hasta dejar perfectamente igualada la superficie. Pasando los dedos por encima, se comprueba la calidad del trabajo mientras se va realizando.

4-. Pintar con spray: Antes de pintar hay que enmarcar la zona con cinta adhesiva moldeable para limitar la acción del spray a la zona de trabajo. Es importante situar la boca del spray aproximadamente a un palmo de distancia y evitar acumular la pintura por zonas, ya que pueden formarse goterones.

5-. Dejar secar: El proceso de ligado de la pintura tarda en evaporarse completamente, por lo que debe esperarse el tiempo necesario hasta que la laca esté perfectamente seca. Para ayudar a la polimerización, se puede calentar la zona reparada con un secador de pelo.

6-. Pulir con abrillantador y algodón vegetal: Para matar las líneas que separan la pintura nueva de la anterior, se debe frotar con un trapo de algodón abrillantador y paciencia. Si el trabajo se ha realizado con cuidado y con la pintura adecuada, no debe notarse la diferencia entre la superficie reparada y la normal.

Compartir
Artículo anteriorVolvo Flywheel Tech
Artículo siguienteAutos 2014

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here