El Mercedes-AMG GT R sube un escalón más en cuanto a radicalidad y potencia.